www.mariajosejeronimo.com
www.mariajosejeronimo.com

"De pronto, un salto. Y la flamenca bailaba. Lo indescriptible. Alma. Alma pura. El sentimiento hecho mujer. El “tablao” vibraba con increíble precisión y se conmocionaba. Mª José era un producto vivo de la Naturaleza. Viéndola bailar, pensaba: “todo cuanto sabe, ya debía saberlo al nacer”. Rápidamente, el espectador se sentía conquistado, trastornado, dominado por la enérgica convicción del rostro de la bailaora, por el juego inconstante de sus brazos, por la bravura de sus caderas y la fiereza de sus vueltas, cuyo ardor acompañaba a la pasmosa exactitud con la que las ejecutaba. Todavía están grabados en nuestra memoria la rabiosa batería de tacones. Lo que más honda impresión nos causaba al verla bailar era su nervio, su sangre. Su salvaje impetuosidad de bailaora de casta.”

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© www.mariajosejeronimo.com